Resultado de Argentina vs Chile (2-1)

Partido por la Copa América - Fase de grupo - Partido 1

2

1

Copa América 2016, Fase de grupo - Partido 1
6 de Junio 2016 - 19:00

Argentina pasó su primera prueba camino a la copa

Después de un primer tiempo complicado, Argentina supo sacar su jerarquía y resolver el partido más difícil del grupo ante Chile

El partido tuvo un comienzo emocionante, con un ritmo no visto hasta ahora en los otros partidos de la Copa América, excepto quizás por el de México y Uruguay. Argentina comenzó el encuentro a paso firme y dio su primer aviso con un centro de Di María y cabezazo de Gaitán que pegó en el travesaño. Pero Chile respondió rápido en neutralizar la circulación del balón y ganar la batalla táctica ante Argentina.

El primer balón que pudo controlar Alexis Sánchez fue a los 18 minutos y logró sacar una asistencia muy precisa que Vidal no supo aprovechar. En el minuto 22, Banegas y Di María armaron un contraataque vertical y vertiginoso, que Higuaín no pudo definir. Marcos Rojo, por su lado, trajo el primer salto al corazón con un cabezazo que se perdió muy cerca del segundo palo después de un córner de Di María.

La primera ocasión de gol que tuvo Chile se originó en un error en la salida de Argentina. Marcelo Díaz supo capitalizar el error, pasar rápido a Vidal, que habilitó para el remate de Alexis. Una aparición impresionante del chiquito Romero evitó la caída del arco argentino.

Tácticamente fue un partido con muchos condimentos. Hubo mucha imprecisión en el mediocampo argentino, fruto de la presión constante que ejerció el equipo chileno. La guerra táctica en el primer tiempo la ganó claramente Chile, que logró conseguir su objetivo de neutralizar el mediocampo y cortar la fluidez del juego argentino. La Roja supo anular el juego entre Mascherano y Banegas, lo cual anuló la construcción de juego de la delantera argentina. Ya en el segundo tiempo, Argentina consiguió controlar más el partido, quizás no por una mejora a nivel táctico, si no por la excelente calidad de sus delanteros y el bajón anímico que sufrió Chile después de dos goles seguidos en solo siete minutos.

En el minuto 51, Di María trajo el muy esperado y necesitado respiro que le hacía falta al seleccionado argentino. Después de un error absurdo de Aránguiz y una excelente asistencia de Banegas, el delantero del PSG trajo toda su clase para definir por izquierda al primer palo de Bravo. Tan solo siete minutos después, Argentina dio su segundo golpe con una jugada que fue un calco de la primera, pero esta vez vez la asistencia fue de Di María y la gran definición de Banegas.

Di María e Higuaín no supieron conectarse fluídamente, quizás les faltó el hilo conductor de Messi. Mascherano por su lado, supo traer la estabilidad y jerarquía que de a momentos le faltó a Argentina. Gaitán cumplió su rol de reemplazante de Messi y estuvo a la altura de las expectativas, aunque bastante desconectado de los otros dos delanteros argentinos. Romero fue uno de los pilares que trajo tranquilidad al triunfo argentino durante los 90 minutos. El arquero argentino estuvo presente cada vez que tuvo que responder, aunque cometió un error para el descuento chileno que llegó sobre el final en el minuto 92.

Del lado chileno, Marcelo Díaz fue sin dudas la figura del equipo, que supo hacer un juego impecable en el mediocampo, conectar con la defensa y armar las jugadas más claras de Chile. Vidal se entretuvo más con el partido de las calenturas y los reclamos, y para suerte argentina, no brilló en el partido de fútbol.

Las palabras de Banegas sintetizan la actuación de Argentina: “el equipo estuvo bien compacto, cuando tuvimos que sufrir, sufrimos, y cuando tuvimos que hacer los goles y ponernos serios, lo hicimos”. Se notó un equipo con una base sólida, pero que durante el primer tiempo se vio neutralizado por un excelente trabajo de La Roja. El Tata Martino claramente necesita un plan B para cuando el rival le planteé un juego inteligente y los goles o las individualidades no aparezcan temprano. Este triunfo le permite encarar el próximo partido contra Panamá con muchas más tranquilidad, aunque tiene mucho para mejorar si quiere volver a levantar la Copa después de 23 años.