Resultado de Argentina vs Chile 0 (2) - 0 (4)

Partido por la Copa América - Final

0 (2)

0 (4)

Copa América 2016, Final
26 de Junio 2016 - 20:00

Y la tercera… no fue la vencida

En una final trabada donde no sobró el buen juego, los penales se encargaron de hacer lo que 120 minutos de juego no pudieron y Chile gritó bicampeón de América.

Comenzó con un primer tiempo de muchísima intensidad, donde ningún equipo se guardó nada. Se jugó un fútbol muy trabado y la presión fue aumentando a medida que pasaban los minutos, donde las tarjetas rojas y amarillas terminaron siendo las protagonistas de la primera mitad. Chile empezó presionando muy bien e intentaba salir jugando desde el fondo, pero no lograba generar juego. Argentina presionó más arriba y supo generar más ocasiones, pero las faltas abundaron y en general se vio poco fútbol.

A tan solo 20 segundos, Banega avisaba con un tiro de afuera del área. En el minuto 7 llegó un tiro libre de izquierda después de una falta muy fuerte sobre Di María. La primera amarilla no tardó en llegar a los 16 minutos para Díaz, después de una falta a Messi. Al minuto 20, en una regalada de Gary Medel, llegó la primera ocasión clara para que Higuaín abra el marcador, pero la suerte no estuvo de su lado y después de picarla por arriba de Bravo, el balón se perdió a centímetros del palo izquierdo.

La presión contra presión era claramente un planteo táctico que no le convenía a la selección argentina porque limitaba mucho su buen juego y dejaba la puerta abierta a una avivada de Chile para robar un balón y encarar el arco argentino.

A los 23 minutos, un cabezazo de Otamendi que tocó la red externa hizo suspirar a todo el estadio. A los 28 minutos, Marcelo Díaz tuvo que dejar el campo de juego cuando obstruyó una jugada en la que Messi se iba solo al arco.

Ya con un hombre más, Argentina se tomó el partido con más calma, aunque el juega no llegaba. A los 36 minutos, llegaron dos tarjetas amarillas para Vidal y Mascherano. La ventaja numérica no duró mucho y en un episodio muy dudoso, llegó la expulsión de Rojo. En una entrada a destiempo, lejos de su propia área, el defensor argentino cometió una falta innecesaria que dejó a Argentina con diez jugadores. Si bien la falta no era para más que una amarilla, parece ser que Rojo se olvidó por un minuto de la ley de compensación que suele gobernar a los árbitros después de expulsar a un jugador de un equipo, sobretodo en una final tan importante como esta.


El segundo tiempo comenzó sin cambios en ambos equipos. Los jugadores salieron más calmados y finalmente se vio algo de fútbol. Los primeros diez minutos, Chile controló el juego ante una Argentina que parecía durmiente. A los 49 minutos llegó Chile por primera vez al arco argentino en una ocasión de riesgo que por fortuna se disipó en una falta en ataque.

Al minuto 52 llegó la primera amarilla de la segunda mitad para Beauséjour. Dos minutos más tarde, llegó la albiceleste al arco rival sin asustar mucho después de un trio libre de Messi.

Con la entrada de Kranevitter por Di María al minuto 57, el Tata Martino buscó en cambio más defensivo que permitiera liberar más a Banega de la defensa para que sea el socio de Messi en el armado ofensivo. El juego argentino mejoró levemente, pero sin brillar. Banega estuvo más presente y pudo conectarse mejor con Messi, aunque era Chile el que mejor llegaba al área rival. Por suerte los fuera de juegos salvaron en tres ocasiones a la albiceleste. Messi, por su lado, era el que generaba los mano a mano que terminaban en falta o en alguna asistencia sin mucho éxito.

Al minuto 79 llegó la ocasión más clara de todo el partido para la Roja. Se dio en el momento en que Argentina controlaba mejor el balón, y llegó el contraataque con una asistencia perfecta de Alexis para Vargas que por banda derecha disparó para la mejor tapada del Chiquito Romero.

Sobre el final de la segunda mitad, ambos equipos plantearon un juego más conservador y esperaban que arriesgue el contrincante. Fue así como en el minuto 83 llegó una asistencia de Messi para Agüero que no pudo definir. A esta altura, Messi era el único en el equipo argentino que de a momentos hacía algo diferente.

Ya en el tiempo complementario, los golpes y las faltas siguieron, aunque menguaron mucho. La mayoría de las oportunidades del partido llegaron en la prórroga. La Roja tuvo dos oportunidades bien claras que no pudo concretar. A los 9 minutos llegó la mejor salvada del arquero chileno después de la clara para Argentina. Bravo alcanzó a cachetear un cabezazo de Agüero que se metía flotando al ángulo, en lo fue fue probablemente la mejor parada de toda la Copa América.

Y fueron los penales los encargados de hacer lo que 120 minutos de juego no pudieron. Los dos primeros penales los erraron los dos jugadores con más jerarquía de cada equipo. El primer penal se lo atajó Romero a Vidal, mientras que el primer penal argentino lo erró Messi por arriba del travesaño en lo que probablemente será el penal más difícil de olvidar de toda su vida. La ronda de penales siguió con acierto de Castillo, Aránguiz y Beauséjour para Chile, y de Mascherano y Agüero para Argentina. Luego Biglia erró el cuarto penal argentino y Silva fue el encargado de darle el derecho de gritar campeón a Chile.